Luego que has soltado la palabra, ésta te domina. Pero mientras no la has soltado, eres su dominador.

Proverbio Árabe