La esperanza es un buen desayuno, pero una mala cena.

BACON, Francis Barón de Verulam